Ruta por el Desierto de Merzouga desde Fez

El desierto del Sahara, uno de los lugares más mágicos que vas a encontrar en Marruecos.

Merzouga, la puerta de entrada al desierto (Erg Chebbi)

El desierto de Erg Chebbi es un área de 22 kilómetros de largo de norte a sur y 5 km de ancho con dunas de tonalidades anaranjadas que alcanzan los 150 m.

El desierto es accesible a través de ciudades como Merzouga, donde se encuentran la mayoría de hoteles y excursiones.

¿ CÓMO LLEGAR A MERZOUGA PARA DISFRUTAR DEL DESIERTO DE ERG CHEBBI?

  • El aeropuerto más cercano es el de Errachidia, localizado a 127 km. (2h aprox)
  • Aeropuerto de Ouarzazate a 368 km (5h aprox)
  • Aeropuerto de Fez a 456 km (7h aprox)
  • Aeropuerto de Marrakech a 567 km (9h aprox)

          La mayor oferta de vuelos provienen de Marrakech y Fez. Nosotros nos desplazamos desde Fez y a continuación os contaremos nuestra experiencia.

NUESTRA EXPERIENCA EN EL DESIERTO.

Sahara, uno de nuestros sueños viajeros que por fin íbamos a cumplir. Para hacer este viaje decidimos hacerlo a través de un guía (un chico bereber procedente de familia nómada), la verdad es que ha sido todo un acierto y uno de los puntos fuertes del viaje. Sin duda repetiríamos una y mil veces más. Creemos que si viajáis por libre al desierto os vais a perder muchas experiencias que solo puedes vivir de la mano de un bereber.

DÍA 1:

Llegamos  al aeropuerto de Fez sobre las 00:00h de la noche, tras esperar un largo rato para poder pasar el primer control donde te piden; de donde vienes, donde te vas a alojar, cual es tu profesión… ahí estaba esperándonos nuestro guía Musta.

El aeropuerto de Fez está a media hora en coche de la medina de Fez, esa noche la pasábamos en un riad, llegamos sobre las 2:00 de la madrugada y nuestro guía hablo con los del riad para que nos hicieran la cena ( sopa y tajín de pollo al limón).

Alojamiento: http://riad-fez-yamanda.fes-hotels.net/es/

DÍA 2:

Empezaba el esperado día, ¡hoy tocaba desierto! Tras un copioso desayuno para coger fuerzas nos fuimos rumbo al Sahara. A las 8:00 vino a recogernos Musta, ¡nos esperaban 7h en coche!

Durante nuestro trayecto a Merzouga, la puerta de entrada al desierto recorrimos lugares como el bosque de cedros, donde pudimos ver a monos por los árboles, Ifrane, conocida como la Suiza marroquí, el Medio Atlas, Midelt, Valle del Ziz ( con más de 20km de palmeral).

Finalmente, y tras parar a comer, llegamos a Merzouga. Una vez allí nos acercamos a las dunas de Erg Chebbi e iniciamos una ruta en dromedario de 1h 30´ para ver la puesta de sol. Y qué decir de aquella puesta de sol…que estar rodeados de dunas con tonalidades anaranjadas fue absolutamente maravilloso.

Una vez finalizó la puesta de sol, continuamos nuestra ruta en dromedario hasta el campamento.

¡Esa noche íbamos a dormir en haima en mitad del desierto! ¡ estábamos emocionados!

Se hizo la hora de cenar y los chicos bereberes nos sirvieron una deliciosa cena ( sopa, ensalada de verduras y arroz, pollo, espaguetis…). Después de la cena llegaba lo mejor, sentarse alrededor de un fuego mientras los chicos bereberes nos deleitaban con sus canticos y bailes. Después nos enseñaron a tocar los tambores y  ¡nos hicieron bailar la Macarena arriba de una duna!. Fue una noche mágica.

DÍA 3:

Después de la noche de fiesta en el desierto, tocaba madrugar mucho para poder ver el amanecer en las dunas más cercanas.


Amanecer en el desierto de Merzouga.

Tras contemplar estas maravillosas vistas tomamos un delicioso desayuno para reponer fuerzas e iniciar nuestra ruta de vuelta en dromedario hasta el hotel en Merzouga.

Nuestro hotel fue el Nomad Palace, un hotel privilegiado con vistas a las dunas

Alojamiento: http://hotelnomadpalace.com/es/

Hoy es día de visitar los diferentes pueblos cercanos al desierto.

  • Rissani: En primer lugar nos dirigimos a este pueblo famoso por su mercado, allí nos enseñaron todas las especies que tienen y nos explicaron sus diferentes aplicaciones.
  • Khamlia: Después nos dirigimos a este pueblo, también conocido como el poblado de los negros, donde nos ofrecieron un concierto en directo de música gnawa.
  • Familia nómada: Nos dirigimos otra vez al interior del desierto para visitar a una familia nómada, donde nos recibieron con un té de hospitalidad, pan y aceite. Allí pudimos ver su casa, donde cocican…

Era hora de comer y hoy tocaba probar la pizza bereber en un restaurante de la zona, donde había que descalzarse. La pizza bereber está  hecha de pan, verduras, carne y especias, ¡muchas especias!

Después de la comida quedaba todavía una apasionante aventura por delante, una ruta en quad por todas las dunas de Erg Chebbi, actividad que nos encantó y que recomendamos al 100%.

A continuación nos dirigimos a descansar en el hotel mientras compartíamos experiencias con los demás viajeros hasta la hora de dormir.

DÍA 4:

Hoy tocaba despedirse del desierto, estábamos tristes, habían sido unos días muy intensos llenos de emociones pero el viaje seguía y tocaba volver a Fez.

Esta vez Musta nos hizo un regalo, y nos llevó a comer a su casa con su familia.

El resto del día lo pasamos en carretera, y una vez llegamos a Fez nos pegamos un chapuzón en la piscina del riad y seguimos contando historias junto con Musta, que más que nuestro guía se había convertido ya en nuestro amigo, nuestro hermano ( Se me llenan los ojos de lágrimas escribiendo estas líneas…)

Alojamiento: https://www.palaisdhotesfes.com/

DÍA 5:

Y llegaba el final de este emocionante viaje…pero como nuestro vuelo no salía hasta la tarde disponíamos de tiempo suficiente para conocer un poco Fez.

A las 9 de la mañana vino un guía local a recogernos en la puerta del riad para enseñarnos la medina, recorrimos toda la medina ( más de 14km de laberínticas calles) y descubrimos los diferentes artesanos ( cuero, seda, productos naturales…) donde nos explicaron todos los procesos al detalle. Tras pasar por la calle más estrecha de la medina, nos recogió Musta con el coche y nos llevó a ver la parte nueva de Fez donde se puede tener una vista panorámica de toda la ciudad.

undefined

La calle más estrecha de la Medina de Fez.

Finalmente visitamos el Palacio Real.

.undefined
Palacio Real de Fez

Nuestro viaje estaba llegando a su fin, fuimos a comer ( nuestra última comida juntos) y nos tocó ir hacia el aeropuerto. En Fez hay muchos controles y se forman largas colas para acceder al embarque, por eso teníamos que ir con 3h de antelación.

Llegó el momento más difícil del viaje, la despedida… hemos viajado a diferentes lugares, y siempre da pena volver pero esta vez era diferente. Esta vez habíamos establecido un gran vínculo emocional  con Musta.

Musta, el chico bereber que hace 4 días era un simple desconocido se había convertido en uno más de nuestra familia; nos ha enseñado una nueva cultura, nos ha hecho emocionarnos, reír ,bailar… nos ha enseñado a vivir el presente… gracias a él ya no somos los mismos.

Nos sentimos más vivos que nunca a pesar de que un trocito de nuestro corazón se ha quedado en el desierto para siempre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: